Hola a todos! Cómo ya os adelantaba en el artículo anterior en la que hablábamos sobre los compradores ideales hoy quiero profundizar sobre la experiencia de usuario.

Yo no voy a separar el concepto de la experiencia de usuario de la usabilidad como hacen muchos marketinianos. Para mi, está tan estrechamente relacionada que no merece la pena ni separarlo. A groso modo, la experiencia de usuario es todo aquello con lo que se tiene que relacionar un cliente antes de comprarnos. El empoderamiento de los usuarios con las redes sociales también engloba la propia experiencia con el producto adquirido. Sus comentarios positivos o negativos pueden influir a otros.

A continuación, se enumeran una serie de tips que todos parten de un consejo: Navega, navega y navega por tu web.
Ponte en la piel de usuario. Navega por tu web todas las semanas y desde diferentes dispositivos. ¿El contenido es fácil de digerir? Haz compras ficticias. ¿Volverías a comprar? Pon más atención en la experiencia desde el dispositivo móvil.

¿Cómo mejorar la experiencia de usuario?

  1. Disminuye el peso al mínimo.
    Las imágenes deben estar optimizadas. Piensa que el tráfico desde dispositivo móvil ya supera al de escritorio. Una imagen pesada puede ralentizar la carga haciéndote perder a un porcentaje de usuarios y Google te va a penalizar si esto ocurre.
  2. Disminuye clics innecesarios.
    Por ejemplo: en las tiendas desarrolladas con Prestashop el proceso de compra por defecto es de 5 pasos. Esto significa, que la web debe cargar desde el móvil 5 veces. Cualquier pérdida de cobertura en uno de esos 5 pasos tirará por tierra el proceso de compra y frustrará a tu usuario por lo que debes reducir estos pasos al mínimo. Si es en un solo paso mejor que mejor. ¿Cuántos de tus clientes compran varios artículos? Evalúa si merece la pena que al añadir un producto te deje en la tienda o tiene sentido ahorrar un clic mandándote a la cesta.¿Has probado a entrar en un artículo y volver a salir a la búsqueda? Muchas veces ocurre en catálogos amplios que entras en un artículo que se encontraba en el nº 50 de una página de resultados y después de entrar y salir vuelves al principio.
  3. Ofrece varias posibilidades para registrarte.
    Permite el registro y login posterior con alguna red social. Das opciones y si se decantan por esta opción muchos campos vendrán por defecto facilitando algo la cantidad de datos a rellenar.
  4. Acepta o no, compras como invitado.
    Algunas tiendas permiten compras sin necesidad de crear una cuenta. Yo no lo aconsejo. Siempre te va a costar más encontrar a un cliente nuevo que fidelizar a uno que ya te ha probado (siempre que hayas cuidado los detalles de los que hablamos en este post).
    Lo que tienes que hacer, es estudiar tu proceso de compra la primera vez que un usuario se registra y la experiencia de la 2ª vez una vez ya se ha registrado. ¿Permites que tu página guarde datos para que se autocompleten?
  5. Revisa si todos los campos que pides son necesarios.
  6. ¿Has probado a simular que ya no te acuerdas de la contraseña de registro?
    Observa si el proceso de recuperación es difícil o pesado, esto podría hacer que el usuario “tirase la toalla” y perder una venta.
  7. Revisa y personaliza los correos que se envían.
    Tanto de creación de cuenta, compra de producto, aviso de envío, etc.  No dejes un correo por defecto.  Que nada quede al azar. Puedes aprovechar y comunicar cosas que te resulten relevantes.
  8. ¿Cómo es tu proceso de atención al cliente?
    Hoy en día existen muchas posibilidades para ofrecer chats en línea que puedas responder desde tu dispositivo móvil. Si lo pones difícil prepárate para que te dejen en evidencia en Twitter.
  9. Gestiona la frustación.
    “¿Cuántos días tardará mi pedido en llegar?”, es una de las preguntas más frecuentes por parte de los usuarios a la hora de realizar un pedido. Por eso y para evitar “frustación” es necesario informar bien y evitar que los usuarios se tengan que meter en la web para ver el estado del pedido. Para ello, puedes integrar un sistema de aviso automático del proceso del pedido.
  10. Trabaja el Packaging.
    Lo raro es que vendas algo único. La diferencia puede estar en como envuelves el paquete. Aprovecha para comunicar e incluso para fidelizar con algún cupón. Se original, la novedoso ilusiona y es digno de compartir.
  11. También puedes crear un sistema de fidelización por puntos.
    Esto es ideal cuando vendes productos iguales. No quieres entrar en la guerra de precios pero si premiar a tus clientes.

Seguro que me dejo alguno porque este mundo es infinito pero seguro que si has llegado hasta aquí tienes trabajo.

Consejo: Si quieres ver la percepción de Google sobre tu web no olvides verificar tu cuenta en Search Console. Y acceder al apartado “usabilidad”. Te avisará si percibe errores como que el contenido sobrepasa el ancho de la pantalla.

Y por último y no por eso no menos importante si te ha gustado el artículo puntúame con 5 estrellas. Si quieres también puedes comentar o tal vez, puedes hacerlo en mi linkedin sobre la publicación.

5/5 (1 Review)