Si ya has montado tu propio e-commerce, ya sabes la importancia que tiene el mundo digital a la hora de vender. Una tienda online no tiene horarios, rompe las limitaciones geográficas y sus costes son mucho menores que una tienda física. Cada año que pasa los consumidores 100% digitales crecen cada vez más en detrimento de los que únicamente compran en establecimientos físicos. En situaciones especiales como la pandemia del COVID-19, una tienda online se convierte en el canal más importante del negocio, incluso el único pero la realidad es que luego no es tan fácil vender. 

Montar un e-commerce puede ser relativamente sencillo, en función de las necesidades que tenga cada negocio. Cada vez hay más plataformas que te permiten abrir tu propia tienda online necesidad de conocimientos de programación o diseño. Podemos registrarnos en una plataforma, comprar un dominio, elegir una plantilla de web, añadir artículos y ya estamos listos para vender.

¿Y ahora, qué?

La generación de ventas se produce en cuatro pasos: Atraer, convertir, vender y fidelizar. 

Si no tenemos clientes, el primer paso es atraerlos mediante estrategias de marketing. Pero antes, necesitamos definir a nuestros buyer-personas, es decir, nuestros clientes ideales: quienes son, qué sexo y edad tienen, su estado familiar y profesional, qué les gusta, qué buscan, que les interesa. De esta forma, ya podemos definir nuestra estrategia en función de los segmentos de clientes a los que queremos dirigirnos y convencerles para que compren nuestros productos.

A la hora de planificar nuestras campañas, necesitamos tener en cuenta varios factores:

  • Cuales son nuestros puntos fuertes y débiles, no solo para poder comunicar correctamente, sino también para invertir de forma inteligente.
  • Qué canales utiliza nuestros buyer-personas.
  • De cuánto presupuesto disponemos.

Un mix de medios publicitarios acertado nos permitirá conseguir clientes potenciales a la web y optimizar el gasto para conseguir el máximo retorno de la inversión. Invertir sin planificar y sin optimizar solo servirá para generar tráfico a nuestra tienda que nunca volverá. PPC, Social Media, Comparadores, Email marketing o Afiliados son solo algunos de los canales en los que podemos invertir.

Asimismo, trabajar distintos métodos como el posicionamiento SEO -los resultados gratuitos en buscadores-, la actividad en blogs y redes sociales o las newsletters para nuestros suscriptores, harán que no tengamos que depender totalmente de la inversión publicitaria para conseguir ventas.

Elegir el mix es importante pero al final lo más importante es saber analizar el retorno de inversión de cada canal publicitario y de cada campaña. Y es aquí donde flaquea la mayoría. Una agencia acreditada por Google y Facebook como Dos Setenta es capaz de decirte cuantos euros ingresas por cada euro que inviertes y solo así es como crece una tienda online. 

¿Tienes visitantes pero pocas ventas?

Es hora de convertir y vender. Centrémonos en nuestro escaparate digital. Pensemos como si nosotros mismos fuéramos los consumidores. Si quisiéramos comprar un producto o servicio online, ¿lo haríamos en nuestra tienda? Comprobémoslo.

Entremos en nuestra web: ¿tiene una rápida velocidad de carga? ¿es accesible desde diferentes dispositivos? ¿se puede navegar cómodamente por ella? ¿Encuentra fácilmente lo que busca? ¿El proceso de compra es sencillo y claro?

Si un cliente potencial entra en nuestra tienda, pero no puede verla correctamente o tarda mucho en cargar, se marchará a otra web y comprará allí. Por ejemplo, hay estudios que muestran que 1 segundo de diferencia de velocidad de carga aumenta críticamente los ratios de conversión a venta.

Pasemos a trabajar nuestra marca: ¿qué es lo que estamos ofreciendo y cuál es nuestra propuesta de valor? ¿por qué los usuarios deberían comprar en nuestra tienda y no en la de nuestra competencia?.

Es fundamental centrarnos en nuestros puntos positivos: si nuestro fuerte es el precio más económico, destaquémoslo. Si nuestra competencia vende más barato, busquemos la exclusividad, buen servicio de atención al cliente y mejores precios para clientes habituales.

También es fundamental utilizar diferentes técnicas que nos permitirán vender más y dejar una mejor impresión en los usuarios. Por ejemplo, recordar mediante email o sms, que un usuario ha comenzado una compra pero no la ha terminado, y quizás proporcionarles un incentivo como un descuento o envío gratuito. O añadir productos recomendados en el carrito de compra para aumentar el importe de la venta. Crear paquetes de productos; proporcionar opciones de regalo, facilitar el mayor número de métodos de pago disponibles… en definitiva: hacerle la vida fácil al usuario se traduce en ventas, satisfacción y fidelidad.

¿Necesitas ayuda para vender más? Contáctanos y te asesoramos. Dos Setenta es una agencia especializada en Ecommerce que ofrece packs de horas a partir de 10 horas al mes.

5/5 (8 Reviews)