2019 presenta numerosos desafíos para los dueños de startups o de pequeñas empresas.

¡Muchos son, sin duda! Pero no podemos caer en la desesperación o el desánimo. Al menos no será por culpa de leer este artículo… Y es que con él trataré de hacer un pequeño compendio de los problemas que surgen en el día a día de las empresas a la hora de sacarlas adelante. Pero no de una forma negativa, sino con la visión de afrontarlos y darles solución.

Obviamente la sociedad va cambiando conforme pasan los años y no se dirigían las empresas en el año 2000 de la misma manera que en el 2010 ni como se dirigirán el año que viene en el 2020. Otras necesidades por parte de los clientes, otras necesidades por parte de los empleados y otras necesidades también por parte de los directivos.

Mucho se puede leer en libros o revistas acerca de métodos y técnicas para afrontar los problemas del día a día en las empresas. ¡Aprendamos de ellos! Y aprendamos de la tecnología. Los grandes avances tecnológicos nos ayudan a ser más ágiles en nuestras tareas y comunicaciones. Busquemos de qué manera nos podemos autoayudar con ella.

¿Qué problemas puede encontrarse un emprendedor para sacar adelante su sueño?

  1. La empresa debe ser rentable.

    Si no… ¿qué sentido tiene todo? Muchas empresas naufragan antes de cumplir 2 años. Pongamos por tanto toda la carne en el asador en pensar desde un principio por qué mi compañía va a tener éxito. ¿Tienes un producto/servicio que sea realmente bueno y ofrezca valor a tus futuros clientes?
    No estoy hablando de hacerte multimillonario en 15 meses y tener dinero para recomprarle a un jeque el club de fútbol de tus amores, comprarte la isla griega de al lado de la de George Clooney o comprar billetes para un viaje a Marte. Eso sería una pasada, pero no es la realidad más que para 20 o 30 personas que tuvieron una genial idea y la llevaron a cabo de manera magistral.
    Hablo entonces de que la empresa rentable, dé para vivir a su creador y a sus empleados. Y para ello hay que pensar qué venderemos. Lo cual nos lleva al siguiente punto.
  2. Tu producto o servicio ha de ser muy bueno.

    ¿Es diferente a lo que ya hay? Debe ser algo de calidad y diferenciador. Si no… te va a tocar competir en precio, un terreno en el que no siempre tendrás las de ganar. Es mejor apostar por el gran valor que aportarás con él. Y si crees que es la leche protégelo. No te vaya a ocurrir como hemos visto hace pocas semanas con el tema del Big Mac, en el que Burger King le ha hecho una jugada sucia pero efectiva a McDonald’s. En el link puedes ver a lo que me refiero.
  3.  

  4. Recursos Humanos. ¿Cómo rodearte de un gran equipo?

    Una de las máximas dificultades en las pequeñas empresas consiste en estar rodeado de un gran equipo. ¿Cómo elegir qué personas te van a acompañar en esta aventura?  Más vale un equipo de confianza con el que sumar y navegar remando todos en la misma dirección.En Dos Setenta nos gusta especialmente este vídeo que demuestra cómo tiene que ser nuestro equipo para ser totalmente eficientes:
  5. Encontrar talento.

    Esto me parece otra de las grandes dificultades. Talento hay mucho… ¿pero conocimiento? ¡Ahí encontramos los problemas! Según un estudio del IESE el 72% de las empresas españolas encuentran grandes dificultades para encontrar trabajadores para los puestos que ofrecen. Una de las claves reside en que el mercado laboral muta con gran rapidez y no así el sistema educativo. Por lo que se demandan conocimientos que no se ofertan en las universidades o centros de estudios. Mi personal experiencia es también esa. En una agencia de marketing online como la nuestra, me llegan cientos de CV de personas “junior” que afirman solo conocer de manera teórica y por encima muchas de las cosas en las que trabajamos en el día a día. ¿Qué se enseña en los másteres y cursos de especialización? Me sorprende mucho. Y me lleva a apostar por otras aptitudes que para mí son diferenciadoras y sobre todo… contratar por valores. El resto es enseñable.
  6. Es necesario el aprendizaje continuo.

    El mundo cambia muy rápido. ¿Estás al tanto de las noticias de tu sector? ¿Buscas en cada reunión con clientes aprender algo a mejorar en tu trabajo o en tu faceta como empresario? Si tu respuesta es no, estarás malgastando tu tiempo y perdiendo la oportunidad de mejorar tú mismo y de ofrecer al cliente cosas nuevas. Por eso, en Dos Setenta siempre estamos a la última, leyendo tanto en papel como online y rescatando lo que nos puede hacer mejores a todos. ¿Conoces Feedly? Agrégate en esa web tus mejores fuentes de conocimiento y no dejes de estar pendiente de todo aquello que escriban.
  7. La tecnología. ¿Nos ayuda o nos apabulla?

    La tecnología está pensada para ayudarnos a ser más eficientes. Ayúdate de ella. Busca las herramientas con las que puedes automatizar procesos o realizar tareas de manera mucho más sencilla.Uno de los problemas de las empresas es que no han completado su transformación digital. Y en muchos aspectos siguen siendo muy arcaicos. Con algunos clientes de la agencia es en esto en lo que precisamente más estamos tratando de concienciar a día de hoy.
  8. Tu web, ¿habla bien de ti?

    Tener una web perfecta es algo importantísimo. Es la imagen que en muchos casos das de tu empresa: ¿Los posibles clientes se van a encontrar una página atractiva y moderna?¿Tus servicios y tus productos están bien explicados? ¿Está enfocada a conseguir clientes? Y con respecto a Google, ¿está bien posicionada y es rápida? Es importantísimo de cara a que más y más gente la visite. ¿Quieres que la echemos un rápido vistazo y te saquemos puntos de mejora? ¡Te hacemos una auditoría gratis!
  9.  

  10. La hiperconectividad y la desconexión digital.

    Los smartphones han cambiado la manera en la que nos comunicamos. En el mundo laboral son perfectos ya que nos hacen más eficientes y la conversación con clientes y empleados es mucho más fluida. Pero a veces ello conlleva un efecto negativo. Una de las mayores quejas de los trabajadores reside en que los momentos de descanso no son de descanso, ya que a través del correo o por whatsapp entran muchas notificaciones de trabajo. Y para los community managers, el tener las redes de los clientes en el móvil, suele ser sinónimo de recibir privados o comentarios a horas intempestivas. Es por eso que en Telefónica, por ejemplo, se han puesto serios con el derecho de desconexión digital y han tomado medidas para favorecer el descanso de sus empleados. En Dos Setenta hablamos de algo muy similar ya en este artículo: el cambio de mentalidad de las empresas.
  11. Gestión de las críticas. ¿Cómo afrontarlas?

    Internet se ha convertido en el perfecto saco de boxeo en el que nos gusta golpear. Siempre se ha dicho que las presentaciones de Power Point aguantan lo que le eches, sea verdad o mentira. En este caso, es igual. Las plataformas de opinión se lo tragan todo: ya sea verdad o mentira. Y dichos portales siempre se lavan las manos. Es tu palabra (como empresario) contra la suya (como cliente). Y bien es sabido que el segundo es el que siempre tiene la razón. ¿Qué es lo que se puede hacer aquí? Ante diferentes críticas, mis clientes siempre tratan de tirar por el camino sencillo: “borrémonos de ahí. ¿Qué me aporta?” Eso es un error. Tener un perfil en Tripadvisor, Google My Business, etc… te aporta el controlar lo que dicen de ti. ¿Te imaginas a tu competencia publicando un perfil con tu nombre y diciendo lo que quisiese? ¡No podrías hacer nada!
  12. Sentirse realizado con lo que uno hace e ir contento al trabajo:

    Para mi lo más importante. Está claro: hay días malos y días buenos. Pero tener claro que no vas como ganado al matadero cuando subes las escaleras del metro o cierras el coche que acabas de aparcar… eso es oro. Y es un ingrediente fundamental para el éxito: estar motivado para afrontar el día y sacar adelante aquello que te has propuesto.
  13. Han salido muchas cosas finalmente en este artículo. Si encuentras más dificultades en el día a día de las empresas estaré encantado de leerlas y que entre todos completemos el artículo. Porque los retos que he mencionado hoy, en febrero de 2019, seguramente no sean los mismos que serán en 2025. ¡Y habrá que tener mucho ojo puesto en ellos desde ya…!

    5/5 (5 Reviews)