Los cambios que se están produciendo en la sociedad

¡Estamos ante un cambio en los hábitos de consumo! Lo ético está encontrando cada vez más un lugar en las decisiones de compra de los consumidores gracias a la globalización y a las redes sociales. Hay una mayor conciencia en apoyar empresas que sigan una línea de consumo ético, responsable, ecológico o que acompañe causas sociales.

Normalmente las empresas dirían que los grupos de interés afectados por cualquier actividad empresarial son los empleados, los proveedores y los clientes, pero hay un cuarto grupo de interés que a menudo se ha ignorado y al que vas a tener que prestar atención si no quieres ser sustituido. La teoría nos dice que ningún grupo debe perder para que otro gane. ¿Cuál es ese cuarto grupo? Hablamos de la sociedad y del medio ambiente.

Recientemente se ha celebrado la Cumbre del Clima en Madrid, en la que se puso de manifiesto los peligros de no cuidar nuestro planeta. Según un estudio realizado por Delloite, los millenials y la generación Z son los más concienciados con el medio ambiente y la sostenibilidad. Ellos son el futuro y nada menos que un 37% aseguran ya que no comprarían productos de marcas no responsables éticamente. El 42% también declara que empezaría a comprar en una empresa con productos y servicios que generen un beneficio para la sociedad.

Debido a estas razones, muchas compañías están cambiando su mentalidad. Podemos observar los cambios que se dan año tras año, como en los supermercados y las pequeñas tiendas que están cambiando sus bolsas y envases de plástico por envases de cartón o materiales 100% renovables. No solo lo decimos nosotros. Lo dice Google en su informe tendencias para 2020 del Retail en España. 

Pero no solo en lo referente al medio ambiente. Los emprendedores pertenecientes a esta generación, también están siguiendo esa línea de promover o emparejarse a proyectos sociales cada vez más concienciados de que debemos de evolucionar como sociedad y emprender con una razón social por detrás.

Los hábitos de consumo de los compradores están cambiando y por eso ante dos empresas con un producto similar, la mayoría se desencantarán por aquella empresa que no vaya contra el medio ambiente y/o que aporte algo a la sociedad más allá de su actividad de beneficio económico. En el mundo de la moda por ejemplo, el sitio web Good On You ofrece una clasificación de las marcas según lo éticas que son.

Según Google en sus tendencias de marketing para  para 2020, las empresas deben apostar por ser transparentes acerca de su papel en la sociedad y destacar en que van a invertir para ser aún mejores.

Por supuesto, también es clave saber explotar toda esa nueva información a través de los canales de comunicación tradicionales y digitales para decantar la balanza del consumo a favor de la empresa.

Este cambio de hábito viene para quedarse. La concienciación de las generaciones venideras va a ser mayor y las empresas van a tener que ir adaptándose poco a poco.

 

¿Hacia dónde deben ir las compañías?

La sociedad está cada vez está demandando más, que las empresas busquen un equilibrio entre los beneficios y la protección del medio ambiente y de la resolución de los problemas sociales. El marketing sostenible trata por tanto de buscar la forma en que las 4P (Price, producto, place, promotion) pueda satisfacer las 3P (people, planet, profit).

En el momento de decisión de compra por parte del cliente, tiene que saber la diferencia entre un producto y otro, entre una empresa y otra. Porque ya se está viendo reflejado en términos económicos. Los jóvenes están dispuestos a pagar más por cosas que consideran premium. Y por premium debemos entender también aquello que respeta el medio ambiente, que es de consumo ético o que es de producción sostenible.

Los cambios en las empresas se están llevando a cabo como concienciación de que todo el mundo quiere un mejor planeta en el que vivir. Las empresas que no sigan esa línea serán sustituidas por otras.

 

Un claro ejemplo de una empresa socialmente responsable

Un claro ejemplo de una emprendedora que se preocupa por lo anteriormente mencionado es el de June Arrieta, que recientemente ha recibido una mención especial del jurado de los Premios Jóvenes Emprendedores Sociales de la Universidad Europea.

Fundó Zocco Handmade, una empresa que produce y vende bolsos y otros complementos que fabrican mujeres en riesgo de exclusión social. Los productos tienen un precio más elevado ya que se confeccionan de una manera artesana y se le ofrece un salario justo y se les dota de una formación que es muy útil para dichas mujeres. A su vez, en cada uno de los productos a la venta se visibiliza a compradores y fabricantes todo lo que estamos contando. ¿Cómo? Mediante una tarjeta en la que aporta la historia de la persona concreta que lo ha realizado. Apoyando así el fin de que se reflexione sobre el consumo responsable a la hora de comprar este tipo de productos.

5/5 (6 Reviews)